viernes, 29 de enero de 2010

YO, CON MOÑO

EXTRAORDINARIO

Ayer dí una conferencia sobre el Surrealismo, el Dadá y el cine.
Había mucha gente, eso me impresionó.
Hubo un momento en que construimos un Poema Dadá entre todos y se quedaron impresionados.
Yo seguía hablando sobre lo que se siente al ser artista hasta que una señora, Begoña, me paró los pies y me dijó que para ella y para la mayoría de los asistentes, esto que estaba contando era algo extraño, entonces me dí cuenta de que yo estaba hablando con tanta normalidad sobre algo extraordinario que estaba perdiendo la verdadera percepción y relevancia de mis palabras.
Le agradecí a Begoña esa puntualización tan oportuna y me paré a pensar.
Cómo había llegado a ese punto de perder la capacidad de ver lo extraordinario, de "normalizarlo".
Soy artista todos los días de mi vida y es algo asombrosamente extraordinario.

jueves, 28 de enero de 2010

AKELARRE

ACALARACION

SI ACALARE NO SE ACALARA YO ME DESACALARO.
EMPIEZO A SENTIRME ACALORADA.

miércoles, 27 de enero de 2010

lunes, 25 de enero de 2010

SOY ACALARISTA

DADÁ

Las fronteras entre arte y vida deben ser abolidas

domingo, 24 de enero de 2010

EL PRESIDENTE DE MUSEA Y ACALARE


Antes de que Acalare quedara recucido a dos personas, tuve la oportunidad de plantear el proyecto a Manuel Vicente Martínez Barrios, con quien coincidí en Brisbane y aproveché la oortunidad para pedirle consejos, ya que él, además de mecenas, ha sido el creador y es el presidente de Musea.

sábado, 23 de enero de 2010

"ENTR'ACTE"

Extracto de la Película Surrealista "Entr'acte", dirigida por René Clair en colaboración con Francis Picabia y con Música de Erik Satie

ACALARE EN AKELARRE

las vibracioenes empiezan a densificarse.
la expectativa produce escalofríos.
el proceso llevará su tiempo.
se recomienda ver el film de Haneke mientras dura la espera.

viernes, 22 de enero de 2010

SILENCIO, POETAS TRABAJANDO

MEETING

ACALARE se encuentra en un meeting con las musas de la inspiración.
La concentración del evento requiere unas medidas de seguridad fabricadas a partir de la física cuántica.
Se desconoce el espacio y el tiempo.
Se recomienda aguardar los resultados en silencio.

miércoles, 20 de enero de 2010

ANTES DE ACALARE

Hace ya bastantes años creamos el equipo mamaB para trabajar en un campo de arte de tipo cuántico; sucedían las acciones de un modo aleatorio; realizamos eventos realmente inauditos, ni siquiera nescesitábamos hablar, todo fluía de una manera natural, lo cual resulta extraordinario.
Lo formábamos 3 personas que ni siquiera vivíamos en el mismo lugar y sin embargo todo funcionaba a la perfección.
Fué pasando el tiempo y Mattin, el miembro más jóven del equipo nos animó sutilmente a Mar Seco y a mi, que somos los otros miembros de mamaB, a formar un nuevo equipo que en realidad es una consecuencia de mamaB.
Este nuevo equipo se llama 2TEA y ya ha comenzado su andadura; va a una velocidad vertiginosa.
Además de sus propias acciones como 2TEA, ha conseguido que yo forme un nuevo grupo que se llama IBAUIFMW.
Aparentemente éstos 2 últimos equipos de trabajo están verdes, no tienen la solera de mamaB, necesitan que el tiempo ponga las cosas en su sitio pero como diría Fellini "E la nave va".
 
Habiendo tenido la brillante idea, a mi entender, de rebuscar en el pasado los distintos equipos de trabajo en los que he participado, alegre y esperanzada he ido a mi base de datos (leáse web) www.blancaoraa.com y cual ha sido mi triste sorpresa al encontrarme el vacío.
Me consta que pago religiosamente las cuotas requeridas por mi dominio Hostinet, así que, ni corta ni perezosa he llamado exigiendo arreglos inmediatos, lo cual se hará asap.

Ya vereis qué graciosos han sido mis equipos, casi siempre terminan como el rosario de la aurora, aún así, insisto. Es mi naturaleza.

martes, 19 de enero de 2010

¡QUE ALEGRIA TAN GRANDE!

Me produce un dulce e íntimo regocijo ver crecer los proyectos.
Amigo, no es tarea fácil, requiere cierto esfuerzo, pero la complacencia que se deriva del resultado es algo único y especial, no comparable a ningún otro placer.

Dijo Horacio: "Empezar un proyecto es haber hecho la mitad del camino"

lunes, 18 de enero de 2010

POEMA (SURREALISTA)


(Está permitido dar el título de POEMA a aquello que se obtiene mediante la reunión, lo más gratuita posible (si no les molesta, fíjense en la sintaxis) de títulos y fragmentos de títulos recortados de los periódicos diarios:)


POEMA

Una carcajada
de zafiro en la isla de Ceilán

Las más hermosas escamas

TIENEN MATIZ AGOSTADO
BAJO LOS CERROJOS

en una granja aislado
DE DIA EN DIA

se agrava
lo agradable

Un camino de carro

os conduce a los límites con lo ignoto

el café
predica las loas de su santo

EL COTIDIANO ARTIFICE DE VUESTRA
BELLEZA
SEÑORA

un par
de medias de seda

no es

Un salto en el Vacío

UN CIERVO

El amor ante todo
Todo podría solucionarse

PARIS ES UNA GRAN CIUDAD

Vigilad
Los rescoldos

LA ORACIÓN

Del buen tiempo

Sabed que
Los rayos ultravioletas

han culminado su tarea
Breve y beneficiosa

El PRIMER DIARIO BLANCO
DEL AZAR
Rojo será


El cantor vagabundo
¿DÓNDE ESTÁ?
en la memoria
en su casa

EN EL BAILE DE LOS ARDIENTES

Hago
bailando
Lo que se hace, lo que se hará

(Del Manifiesto Surrealista)

EXTRACTO DEL MANIFIESTO SURREALISTA (ANDRÉ BRETON)


Tanta fe se tiene en la vida, en la vida en su aspecto más precario, en la vida real, naturalmente, que la fe acaba por desaparecer.

El hombre, soñador sin remedio y que ha consentido someterse al trabajo, no se ha negado a aprovechar las oportunidades, en ese momento, el hombre es profundamente modesto, se vuelve como un recién nacido; y en cuanto se refiere a su conciencia moral, puede prescindir de ella sin grandes dificultades.

En la infancia la ausencia de toda norma conocida ofrece al hombre la perspectiva de múltiples vidas vividas al mismo tiempo, hace suya esta ilusión; sólo le interesa la facilidad momentánea, extremada, que todas las cosas ofrecen.

Todas las mañanas los niños inician su camino sin inquietudes. Todo está al alcance de la mano, las peores circunstancias materiales parecen excelentes. Luzca el sol o esté negro el cielo, siempre seguiremos adelante, jamás dormiremos.

Las amenazas se acumulan, se cede, se renuncia a una parte del terreno que se debía conquistar.

La imaginación no puede cumplir mucho tiempo esta función subordinada, y cuando alcanza aproximadamente la edad de veinte años prefiere, por lo general, abandonar al hombre a su destino de tinieblas.


Pero si más tarde el hombre, fuese por lo que fuere, intenta enmendarse al sentir que poco a poco van desapareciendo todas las razones para vivir, al ver que se ha convertido en un ser incapaz de estar a la altura de una situación excepcional, cual la del amor, difícilmente logrará su propósito.
Y ello es así por cuanto el hombre se ha entregado, en cuerpo y alma al imperio de unas necesidades prácticas que no toleran el olvido. Todos los actos del hombre carecerán de altura, todas sus ideas, de profundidad.

Amada imaginación, lo que más amo en ti es que jamás perdonas.

Únicamente la palabra libertad tiene el poder de exaltarme.

Tan sólo la imaginación me permite llegar a saber lo que puede llegar a ser, y esto basta para mitigar un poco su terrible condena; y esto basta también para que me abandone a ella, sin miedo al engaño (como si pudiéramos engañarnos todavía más).

Los locos son, en cierta medida, víctimas de su imaginación, en el sentido que ésta le induce quebrantar ciertas reglas, reglas cuya trasgresión define la calidad de loco, su imaginación les proporciona grandes consuelos.

Me pasaría la vida entera dedicado a provocar las confidencias de los locos. Son como la gente de escrupulosa honradez, cuya inocencia tan sólo se pude comparar a la mía.


No será el miedo a la locura lo que nos obligue a bajar la bandera de la imaginación.

En las novelas pretenden divertirse a mis expensas. No me permiten tener siquiera la menor duda de los personajes.

No estoy dispuesto a admitir que la inteligencia se ocupe, siquiera de paso, de semejantes temas.

La pereza, la fatiga de los demás no me atraen.

Quiero que la gente se calle tan pronto deje de sentir.

Me parece indigno que haya hombres que expresen los momentos que a su juicio son nulos.

Y ahora llegamos a la psicología, tema sobre el que no tendré el menor empacho en bromear un poco.

El hombre, sea quien sea, me resulta un adversario de escaso valor.

La insoportable manía de equiparar lo desconocido a lo conocido, a lo clasificable, domina los cerebros. El deseo de análisis impera sobre los sentimientos.

Todo acto está dotado de un poder de irradiación de luz al que cualquier glosa, por ligera que sea, siempre debilitará.

El adorno del comentario ningún beneficio produce al acto. Los personajes e Stendhal quedan aplastados por las apreciaciones del autor.

Todavía vivimos bajo el imperio de la lógica, y precisamente a eso quería llegar. Sin embargo, en nuestros días, los procedimientos lógicos tan sólo se aplican a la resolución de problemas de interés secundario.

La experiencia está confinada en una jaula en cuyo interior da vueltas y vueltas sobre sí misma, y de la que cada vez es más difícil hacerla salir. La lógica también se basa en la utilidad inmediata, y queda protegida por el sentido común..

So pretexto de civilización, con la excusa del progreso, se ha llegado a desterrar del reino del espíritu cuanto pueda clasificarse, con razón o sin ella, de superstición o quimera; se ha llegado a proscribir todos aquellos modos de investigación que no se conformen con los imperantes.

Quizá haya llegado el momento en que la imaginación esté próxima a volver a ejercer los derechos que le corresponden.

Si las profundidades de nuestro espíritu ocultan extrañas fuerzas capaces de aumentar aquellas que se advierten en la superficie, o de luchar victoriosamente contra ellas, es del mayor interés captar estas fuerzas. Es conveniente observar que no se ha ideado a priori ningún método para llevar a cabo la anterior empresa, la cual, mientras no se demuestre lo contrario, puede ser competencia de los poetas al igual que de los sabios.

Con toda justificación, Freud ha proyectado su labor crítica sobre los sueños, ya que, efectivamente, es inadmisible que esta importante parte de la actividad psíquica haya merecido, por el momento, tan escasa atención.

El hombre, al despertar, tiene la falsa idea de emprender algo que vale la pena. Por esto, el sueño queda relegado al interior de un paréntesis, igual que la noche. Y en general, el sueño, al igual que la noche, se considera irrelevante. Este singular estado de las cosas me induce a algunas reflexiones, a mi juicio, oportunas:

1. Dentro de los límites en que se produce ( o se cree que se produce), el sueño es, según todas las apariencias, continuo con trazas de tener una organización o estructura.

¿Por qué razón no he de otorgar al sueño aquello que a veces niego a la realidad, este valor de certidumbre que, en el tiempo en que se produce, no queda sujeto a mi escepticismo?. ¿Por qué no espero de los indicios del sueño más de lo que espero de mi grado de conciencia, de día en día más elevado?

¿No cabe acaso emplear también el sueño para resolver los problemas fundamentales de la vida?

2. Vuelvo, una vez más, al estado de vigilia. Estoy obligado a considerarlo como un fenómeno de interferencia.

El equilibrio del espíritu es siempre relativo.

El espíritu apenas se atreve a expresarse y, caso de que lo haga, se limita a constatar que tal idea, o tal mujer, le hace efecto.

3. El espíritu del hombre que sueña queda plenamente satisfecho con lo que sueña. La angustiante incógnita de la posibilidad deja de formularse.

Mata, vuela más que de prisa, ama cuánto quieras. Todo es de una facilidad preciosa.

Me pregunto qué razón , razón muy superior a la otra, confiere al sueño, este aire de naturalidad, y me induce a coger sin reservas una multitud de episodios cuya rareza me deja anonadado, ahora, en el momento en que escribo.

La dureza del despertar del hombre, lo súbito de la ruptura del encanto, se debe a que se le ha inducido a formarse una débil idea de lo que es la expiación.

4. Creo en la futura armonización de estos dos estados, aparentemente tan contradictorios, que son el sueño y la realidad en una especie de realidad absoluta, en una sobrerrealidad o surrealidad, si así se puede llamar.

Se cuenta que todos los días, en el momento de disponerse a dormir, Saint-Pol-Roux hacía colocar en la puerta de su mansión de Cabaret un cartel en el que se decía: EL POETA TRABAJA.

Situar en su justo contexto este odio hacia lo maravilloso que ciertos hombres padecen. Digámoslo claramente: lo maravilloso es siempre bello, todo lo maravilloso, sea lo que fuere, es bello, e incluso debemos decir que solamente lo maravilloso es bello.

En el ámbito de la literatura únicamente lo maravilloso puede dar vida a las obras pertenecientes a géneros inferiores, tal como el novelístico, y, en general, todos los que se sirven de la anécdota. (“El monje” de Lewis, el soplo de lo maravilloso penetra la obra entera).

Lo maravilloso no siempre es igual en todas las épocas; lo maravilloso participa oscuramente de cierta clase de revelación general de la que tan sólo percibimos los detalles: éstos son las ruinas románticas, el maniquí moderno, o cualquier otro símbolo susceptible de conmover la sensibilidad humana durante cierto tiempo.

El buen gusto es una formidable lacra.

En los presentes días pienso en un castillo, en la mitad del cual no ha de encontrarse forzosamente en ruinas; las dependencias de este castillo son infinitas, y su interior ha sido terriblemente restaurado, de modo que no deja nada que desear en cuanto se refiere a comodidades. Ante la puerta que las sombras de los árboles ocultan, hay automóviles que esperan. Algunos de mis amigos viven en él.

El espíritu de la desmoralización ha fijado su domicilio en el castillo, y a él recurrimos todas las veces que tenemos que entrar en relación con nuestros semejante, pero las puertas están siempre abiertas, y no comenzamos nuestras relaciones dando las gracias al prójimo, ¿saben ustedes?. Por lo demás, grande es la soledad, y no nos reunimos con frecuencia, porque, ¿acaso lo esencial no es que seamos dueños de nosotros mismos, y, también, señores de las mujeres y del amor?

Se me acusará de incurrir en mentiras poéticas; todos dirán que vivo en la calle Fontaine, y que jamás gozarán de tanta belleza. ¡ maldita sea! ¿Es absolutamente segura que este castillo del que acabo de hacer los honores se reduce simplemente a una imagen?

Vivimos en nuestra fantasía, cuando estamos en ella.

El hombre propone y dispone. Tan sólo de él depende poseerse por entero, es decir, mantener en estado de anarquía la cuadrilla de sus deseos, de día en día más temible. Y esto se lo enseña la poesía.

¡Se acercan los tiempos en que la poesía decretará la muerte del dinero, y ella sola romperá en pan del cielo para la tierra!

Las fuentes de la imaginación poética: hemos intentado remontarnos a ellas y quedarnos y uno nunca está de seguro de hallarse verdaderamente en ellas. Uno siempre está tan propicia a aburrirse como a irse a otro lugar y quedarse en él. Siempre hay una flecha que indica la dirección en que hay que avanzar para llegar a estos países, y alcanzar la verdadera meta no depende más que del buen ánimo del viajero.

Ya sabemos, poco más o menos, el camino seguido. Tiempo atrás me tomé el trabajo de contar, en el curso de un estudio sobre el caso de Robert Desnos, titulado “Entrada de los médiums”

la perfección en la palabra hablada (y en la escrita mucho más) me parecía estar en función de la capacidad de condensar de manera emocionante la exposición (y exposición había) de un corto número de hechos poéticos o no, que constituían la materia en que centraba mi atención.

Compuse los últimos poemas de “Monte de Piedad”, con lo que quiero decir que de las líneas en blanco de este libro llegué a sacar un partido increíble.

Estas líneas equivalían a mantener los ojos cerrados.

Yo era considera un ser más pesado que una lápida (y todavía se me considera así). No estaba seguro de seguir el buen camino en lo referente a la poesía, pero procuraba protegerme como mejor podía, enfrentándome con el lirismo, contra el que esgrimía todo género de definiciones y fórmulas (no tardarían muco en producirse los fenómenos Dada), y pretendiendo hallar una aplicación de la poesía a la publicidad (aseguraba que todo terminaría, no con la culminación de un hermoso libro, sino con la de una bella frase de reclamo en pro del infierno o del cielo).

En esta época, un hombre que, por lo menos era tan pesado como yo, es decir, Pierre Reverdy, escribió:

“La imagen es una creación pura del espíritu”

“La imagen no puede nacer de una comparación, sino del acercamiento de dos realidades más o menos lejanas”.

“ Cuánto más lejanas y justas sean las concomitancias de las dos realidades objeto de aproximación, más fuerte será la imagen, más fuerza emotiva y más realidad poética tendrá”.

El caso es que una noche, antes de caer dormido, percibí, netamente articulada hasta el punto de que resultaba imposible cambiar ni una sola palabra, pero ajena al sonido de la voz, una frase harto rara que llegaba hasta mí sin llevar en sí el menor rastro de aquellos acontecimientos de que, según las revelaciones de la conciencia, en aquel entonces me ocupaba, y la frase me pareció muy insistente, era una frase que casi me atrevería a decir “estaba pegada al cristal”. “Hay un hombre a quien la ventana ha partido por la mitad”.

En aquel entonces, todavía estaba muy interesado en Freud, y conocía sus métodos de examen que había tenido ocasión de practicar con enfermos durante la guerra, por lo que decidí obtener de mí mismo lo que se procura obtener de aquéllos, es decir, un monólogo lo más rápido posible, sobre el espíritu crítico del paciente no formule juicio alguno, que, en consecuencia, quede libre toda reticencia, y que sea, en lo posible equivalente a pensar en voz alta. La velocidad del pensamiento no es superior a la de la palabra. Basándonos en esta premisa Soupault y yo nos dedicamos a emborronar papel con loable desprecio hacia los resultados literarios. Había en aquellas páginas la ilusión de una fecundidad extraordinaria, mucha emoción, un considerable conjunto de imágenes de una calidad que no hubiésemos sido capaces de conseguir, ni siquiera una sola, escribiendo lentamente, unos rasgos de pintoresquismo especialísimo y, aquí y allá, alguna frase de gran comicidad.

En apariencia, estos elementos son, para el sujeto que escribe, tan extraños como para cualquier otra persona (absurdo inmediato).

En homenaje a Guillermo Apollinaire, quien había muerto hacía poco, y quien en muchos casos nos parecía haber obedecido a impulsos del género antes dicho, sin abandonar por ello ciertos mediocres recursos literarios, Soupault y yo dimos el nombre de SURREALISMO al nuevo modo de expresión que teníamos a nuestro alcance y que deseábamos comunicar lo antes posible, para su propio beneficio a todos nuestros amigos.

La palabra SURREALISMO, no tuvo fortuna, antes de que nosotros nos sirviéramos de ella. Voy a definirla de una vez para siempre:

SURREALISMO: sustantivo, masculino. Automatismo psíquico puro por cuyo medio se intenta expresar verbalmente, por escrito o de cualquier otro modo, el funcionamiento real del pensamiento. Es un dictado del pensamiento, sin la intervención reguladora de la razón, ajeno a toda preocupación estética o moral.

ENCICLOPEDIA, Filosofía: el surrealismo se basa en la creencia en la realidad de ciertas formas de asociación desdeñadas hasta la aparición del mismo, y en el libre ejercicio del pensamiento. Tiende a destruir definitivamente todos los restantes mecanismos psíquicos, y a sustituirlos en la resolución de los principales problemas de la vida. Han hecho profesión de fe de SURREALISMO ABSOLUTO, los siguientes señores: Aragon, Baron, Boiffard, Breton, Carrive, Crevel, Delteil, Desnos, Eluard, Gérard, Limbour, Malkine, Morise, Naville, Noll, Péret, Picon, Soupault, Vitrac.

Un buen número de poetas podrían pasar por surrealistas, Dante y en sus mejores momentos Shakespeare.

En el curso de las diferentes tentativas de definición, por mí efectuadas, de aquello que se denomina, con abuso de confianza, el genio, nada he encontrado que pueda atribuirse a un proceso, que no sea el anteriormente definido.

Swift es surrealista en la maldad.

Sade es surrealista en el sadismo.

Chateaubriand es surrealista en el exotismo. Constant es surrealista en política.

Hugo es surrealista cuando no es tonto.

Desbordes-Valmore es surrealista en el amor.

Bretrand es surrealista en el pasado.

Rabbe es surrealista en la muerte.

Poe es surrealista en la aventura.

Baudelaire es surrealista en la moral.

Rimbaud es surrealista en la vida práctica y en todo.

Mallarmé es surrealista en la confidencia.

Jarry es surrealista en la absenta.

Nouveau es surrealista en el beso.

Saínt-Pol-Roux es surrealista en los símbolos. Fargue es surrealista en la atmósfera.

Vaché es surrealista en mí.

Reverdy es surrealista en sí.

Saint-John Perse es surrealista a distancia.

Roussel es surrealista en la anécdota.

Etcétera.

Insisto en que no todos son siempre surrealistas, por cuanto advierto en cada uno de ellos cierto número de ideas preconcebidas a las que, muy ingenuamente, permanecen fieles.

SECRETOS DEL ARTE MÁGICO DEL SURREALISMO.

Composición surrealista escrita, o primer y último chorro.

Ordenad que os traigan recado de escribir, después de haberos situado en un lugar que sea lo más propicio posible a la concentración de vuestro espíritu, al repliegue de vuestro espíritu sobre sí mismo. Entrad en el estado más pasivo, o receptivo, de que seáis capaces. Prescindid de vuestro genio, de vuestro talento, y del genio y el talento de los demás. Decíos hasta empaparos de ello que la literatura es uno de los más triste caminos que llevan a todas partes. Escribid deprisa, sin tema preconcebido, escribid lo suficientemente deprisa para no poder refrenaros, y para no tener la tentación de leer lo escrito. La primera frase se os ocurrirá por sí misma, ya que en cada segundo que pasa hay una frase extraña a nuestro pensamiento consciente, que desea exteriorizarse.

Esto nos induce a creer que no se «aprende», sino que uno no hace más que «re-aprender».


Este lenguaje sin reserva al que siempre procuro dar validez, este lenguaje que me parece adaptarse a todas las circunstancias de la vida, este lenguaje no sólo no me priva ni siquiera de uno de mis medios, sino que me da una extraordinaria lucidez, y lo hace en el terreno en que menos podía esperarlo.
Llegaré incluso a afirmar que este lenguaje me instruye, ya que, en efecto, me ha ocurrido emplear surrealistamente palabras cuyo sentido había olvidado.


Las formas del lenguaje surrealista se adaptan todavía mejor al diálogo. En el diálogo, hay dos pensamientos frente a frente; mientras uno se manifiesta, el otro se ocupa del que se manifiesta, pero ¿de qué modo se ocupa de él?

¿Qué edad tiene usted?» - «Usted» (Ecoísmo). «¿Cómo se llama usted?» - «Cuarenta y cinco casas»

(Síntoma de Ganser o de las respuestas marginales
)

El surrealismo no permite a aquellos que se entregan a él abandonarlo cuando mejor les plazca. Todo induce a creer que el surrealismo actúa sobre los espíritus tal como actúan los estupefacientes; al igual que éstos crea un cierto estado de necesidad y puede inducir al hombre a tremendas rebeliones.

el surrealismo parece un vicio nuevo que no es privilegio exclusivo de unos cuantos individuos, sino que, como el haxis, puede satisfacer a todos los que tienen gustos refinados.

Los innumerables tipos de imágenes surrealistas exigen una clasificación que, por el momento, no voy a pretender efectuar. Agrupar estas imágenes según sus afinidades particulares me llevaría demasiado lejos; esencialmente, quiero tan sólo tener en consideración sus excelencias comunes. No voy a ocultar que para mí la imagen más fuerte es aquella que contiene el más alto grado de arbitrariedad, aquella que más tiempo tardamos en traducir a lenguaje práctico, sea debido a que lleva en sí una enorme dosis de contradicción


Y del mismo modo que la duración de la chispa se prolonga cuando se produce en un ambiente de rarificación, la atmósfera surrealista creada mediante la escritura mecánica, que me he esforzado en poner a la disposición de todos, se presta de manera muy especial a la producción de las más bellas imágenes.

Poco a poco, el espíritu queda convencido del valor de realidad suprema de estas imágenes

pronto se da cuenta de que estas imágenes son acordes con la razón, y aumentan sus conocimientos


3. No creo en la posibilidad de la próxima aparición de un pontífice surrealista.

Todo medio es bueno para dar la deseable espontaneidad a ciertas asociaciones.

Incluso está permitido dar el título de POEMA a aquello que se obtiene mediante la reunión, lo más gratuita posible (si no les molesta, fíjense en la sintaxis) de títulos y fragmentos de títulos recortados de los periódicos diarios:


POEMA

Una carcajada
de zafiro en la isla de Ceilán

Las más hermosas escamas

TIENEN MATIZ AGOSTADO
BAJO LOS CERROJOS

en una granja aislado
DE DIA EN DIA

se agrava
lo agradable

Un camino de carro

os conduce a los límites con lo ignoto

el café
predica las loas de su santo

EL COTIDIANO ARTIFICE DE VUESTRA
BELLEZA
SEÑORA

un par
de medias de seda

no es

Un salto en el Vacío

UN CIERVO

El amor ante todo
Todo podría solucionarse

PARIS ES UNA GRAN CIUDAD

Vigilad
Los rescoldos

LA ORACIÓN

Del buen tiempo

Sabed que
Los rayos ultravioletas

han culminado su tarea
Breve y beneficiosa

El PRIMER DIARIO BLANCO
DEL AZAR
Rojo será


El cantor vagabundo
¿DÓNDE ESTÁ?
en la memoria
en su casa

EN EL BAILE DE LOS ARDIENTES

Hago
bailando
Lo que se hace, lo que se hará


Y, desde entonces, siento unos grandes deseos de contemplar con indulgencia los sueños científicos que, a fin de cuentas, tan indecorosos son desde todos los puntos de vista. ¿Los sin hijos? Bien. ¿La sífilis? Igual me da. ¿La fotografía? Nada tengo que oponer. ¿El cine? ¡Vivan las salas oscuras! ¿La guerra? ¡Que risa! ¿El teléfono? ¡Diga! ¿La juventud? ¡Encantadores cabellos blancos! Intentad hacerme decir «gracias»: «Gracias».


El surrealismo, tal como yo lo entiendo, declara nuestro inconformismo absoluto con la claridad suficiente para que no se le pueda atribuir, en el proceso el mundo real, el papel de testigo de descargo.
Contrariamente, el surrealismo únicamente podrá explicar el estado de completo aislamiento al que esperamos llegar, aquí, en esta vida. El aislamiento de la mujer en Kant, el aislamiento de los «racimos» en Pasteur, el aislamiento de los vehículos en Curie, son a este respecto, profundamente sintomáticos. Este mundo está tan sólo muy relativamente proporcionado a la inteligencia, y los incidentes de este género no son más que los episodios más descollantes, por el momento, de una guerra de independencia en la que considero un glorioso honor participar. El surrealismo es el «rayo invisible» que algún día nos permitirá superar a nuestros adversarios. «Deja ya de temblar, cuerpo». Este verano, las rosas son azules; el bosque de cristal. La tierra envuelta en verdor me causa tan poca impresión como un fantasma. Vivir y dejar de vivir son soluciones imaginarias. La existencia está en otra parte.

(Del "Manifiesto Surrealista" por André Breton, extraído por Maria Seco Lopez)

jueves, 7 de enero de 2010

SIGNIFICADO DE EQUIPO

Cuando un grupo de trabajo adquiere consistencia propia, puede cambiar de miembros sin que se produzca ningún trauma.
 El equipo ACALARE empezó con tres artistas y ahora lo componemos dos.
La vida fluye y ACALARE fluye con la vida.
¿a donde vamos? no es el destino lo que importa, sino el viaje.

sábado, 2 de enero de 2010

RESURGE ACALARE

María Seco y yo hemos decidido seguir con la trayectoria de ACALARE.

Datos personales

Mi foto

My full time occupation is the knowledge of myself which I do trying to follow Prem Rawat's techniques.